Santiago Barroso /SLRC, Son

Un nuevo incendio de llantas en desuso puso en alerta a los bomberos locales.
Por fortuna, el siniestro no cobró mayores daños materiales, pero sí provocó afectación al medio ambiente y a la salud de los residentes del área.
Los hechos se registraron este miércoles por la tarde en la avenida Escalonias y la calle 38, al Sureste de la mancha urbana.
Originalmente, la Subestación 3 del Departamento de Bomberos Municipales recibió un reporte de varias trailas siniestrándose, pero al llegar, los ‘traga-humos’ se percataron que no se trataba de casas-rodantes, sino de un cerco de trailas que delimitaba un predio de la esquina Noreste.
Ante la dificultad de apagar neumáticos, en comparación a cualquier otro combustible, como madera o cartón, la Unidad M-04 al mando del comandante José Arrizón pidió a la Subestación #1 el envío de la pipa T-02 para asegurar una mayor cantidad de agua.
Tras varios minutos de labores, los elementos lograron extinguir el fuego y evitar que las llamas se extendieran a domicilios aledaños.
Arrizón señaló que la quema de llantas provoca un serio problema de contaminación a la ciudad, toda vez que el humo es más denso y produce mayores cantidades de gases tóxicos.
Asimismo, agregó que ese mismo humo ocasiona irritación en la garganta y los ojos de las personas.