Un día después de que presuntamente asesinó a su ex esposa y a la pareja sentimental de ésta, un hombre de 66 años de edad se quitó la vida disparándose en el pecho.

Pero antes, Apolonio Rocha Morales llegó por su propio pie a la funeraria de la Calle 12 y el callejón Libertad, donde anteriormente había contratado sus servicios fúnebres, sacó un arma de fuego que guardaba entre su ropa y la accionó contra su persona.

Al lugar de los hechos se abocaron agentes de la Policía Municipal para resguardar el área.

Peritos de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) ordenaron el levantamiento del cuerpo y recolectaron todas las evidencias de prueba.

El ahora occiso era buscado por los asesinatos de Sara Murrieta Barrios y Florencio Perpuli Orozco, de 50 y 58 años de edad, respectivamente, cuyos cuerpos fueron localizados el domingo al mediodía a un costado de una parcela agrícola del ejido Independencia, en la zona rural de este municipio.

Aparentemente, la pareja fue sorprendida cuando viajaban a bordo de un pick up Toyota, color blanco.

El cuerpo de la mujer quedó en el interior del vehículo con placas de Arizona y el otro en el suelo, de lado del conductor.

En el sitio de ubicaron casquillos para arma calibre 9 milímetros, la misma con la que en esta ocasión atentó contra su propia vida.