Más allá del “agárrense, hijos de la chin…”, la liberación del ex Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, representa en el futuro inmediato, el regreso de una corriente que se rehusaba a morir, no sólo adentro, sino también afuera de Acción Nacional: El padrecismo.

Y la prueba más contundente la dieron desde dos diferentes frentes Ernesto Munro Palacio y Célida López Cárdenas.

El presidente del Comité Directivo Estatal del PAN simple y sencillamente le volvió a abrir las puertas del Partido de par en par, mientras que la alcaldesa de Hermosillo (por Morena) casi-casi le entregó las llaves de la capital sonorense, a él y todos los integrantes de las familias Padrés y Dagnino.

A estas muestras de apoyo se suman las de decenas de panistas a lo largo y ancho de la entidad que desde el momento en que el ex Mandatario puso un pie en la calle, atiborraron las redes sociales con manifestaciones de júbilo -vaya, hasta uno que otro que no se había animado a externar un posicionamiento por temor a ser tildado de ladrón, emergió a la luz pública con orgullo.

El padrecismo, pues, está de vuelta, y como bien advierte el periodista hermosillense, Gilberto “El Mensajero” Armenta, en una biografía del oriundo de Cananea publicada en su perfil de Facebook, como un auténtico grupo de choque.

Padrés, no me queda la menor duda, junto con su séquito de colaboradores, ex convictos y convictos, no se van a quedar con la espina clavada.

Créame usted, lavar su nombre y honor con el amparo de la ley, no les será suficiente; empoderados cual Ave Fénix harán apología del dicho aquel, “arrieros somos y en el camino andamos”, que palabras más, palabras menos, equivale a la ya célebre “agárrense, hijos de la chin…” que lanzó el Memo al abandonar el reclusorio el Día de la Candelaria.

OPOSICION

Pero cuidado, en política hasta para hacerla de “gatillero” hay que tener gracia y, sobre todo, partir de una estrategia sutil y planificada.

Es muy notoria, por ejemplo, la línea que recibió el panismo de San Luis Río Colorado en torno a su papel como oposición en el Gobierno municipal.

Salvador Mejía, Santiago Meza, Isaac Chávez, el propio David Castillo y otros varios militantes han venido desempeñando esa función desde hace algunos días, especialmente en las redes sociales.

A través de publicaciones etiquetadas con periodistas y otros líderes de opinión, señalan las supuestas fallas de la administración de Santos González Yescas y cuestionan sus acciones de gobierno, en especial la seguridad pública.

Se vale, sin lugar a dudas, y como estrategia genera dividendos, sin embargo, en lo personal deben tener muy presente la Ley de Newton que a la letra dice: A toda acción, corresponde una reacción, o traducido en lenguaje coloquial, ‘el que se ríe, se lleva, y el que se lleva… se aguanta’.

ARREOLA

Siempre lo he dicho, la Secretaría General de cualquier gobierno está diseñada para personas con un perfil muy específico.

Y es que el Secretario, literalmente es el responsable de blindar el ejercicio de gobierno. Vaya, dicho también en forma coloquial, es algo así como el poder tras el trono o la mano que mece la cuna.

Por eso, no me queda la menor duda que al llamar a la caja de bateo a José Arreola, el Presidente Municipal recurrió a la persona indicada para suceder a Víctor Hugo Galarza.

Director de la desaparecida Coapaes hace un titipuchal de años, don Pepe conoce el teje y maneje de la política, igual o más quizás, que los mismísimos Héctor Sandoval y el Doctor Karam (Roberto), dos tipos que en su momento marcaron época en la Secretaría Municipal, uno en el gobierno del Pala y el otro en el que compartieron el Balde y Joel Aguirre Yescas.