Agencias /MEXICO, D. F.

Los reclamos que se hicieron Edgar Méndez y Pablo Aguilar en el medio tiempo se convirtieron en celebración. El futbolista español, después de entrar al cuadro titular de último momento y de un mal primer tiempo, le dio el triunfo a Cruz Azul por 2-1 sobre Necaxa en un abandonado Estadio Azteca.
Méndez tuvo que salir de la banca por una molestia de Elías Hernández. Arrancó por la banda derecha, en la que tuvo imprecisiones, cometió faltas y no generó llegadas de peligro, lo que ocasionó la molestia de Aguilar.
Algo cambió, nuevamente, en el conjunto celeste tras el descanso. También cambió la cara el español, pues después de ir abajo en el marcador con el gol de Brian Fernández al minuto tres, La Máquina remontó con un las anotaciones de Milton Caraglio (59’) y de Méndez (65’).
Después de una semana complicada en la que destacaron más los temas extra deportivos, Cruz Azul volvió a mostrar amor propio cuando atravesaban sus horas más negras en el torneo y lograron una victoria que les cayó como una gran bocanada de oxígeno.
Necaxa sorprendió al minuto tres de haber iniciado el encuentro, cuando Fernández aprovechó un mal despeje de Pablo Aguilar y un par de rebotes, para prender el balón de volea y vencer a Jesús Corona y adelantar a su equipo.
A termino de los primeros 45 minutos, Cruz Azul se veía desdibujado. Aguilar encaró a Edgar Méndez y tuvieron que intervenir sus compañeros para tranquilizar los ánimos antes de irse a los vestidores.
Algo sucedió en la charla que tuvo Pedro Caixinha con sus jugadores, porque en la parte complementaria el equipo mostró otra cara.
Yoshimar Yotún entró de cambio y le imprimió otra dinámica a La Máquina; Roberto Alvarado jugó como en sus mejores momentos en la temporada pasada.
De la mano de Milton Caraglio y Edgar Méndez vinieron los goles de la victoria, los cuales enfriaron la tensa situación que se vivía en el conjunto celeste.
Con esta victoria, Cruz Azul llega a 12 unidades, aún fuera de zona de calificación. Por su parte, los Rayos del Necaxa se quedaron con 11.