Santiago Barroso /SLRC, Son.

Desde principios de mes, el Golfo de Santa Clara ha vuelto a ser escenario de una maravilla única en el mundo: el desasove del Pejerrey. 

Se trata de una especie endémica del Mar de Cortez que cada año, entre los meses de marzo y mayo, emerge y realiza su proceso de apareamiento y reproducción en la arena. 

Su color plateado y la presencia de miles de ejemplares a la orilla del mar, convierte la actividad en un auténtico espectáculo natural. 

Un espectáculo que, por desgracia, no está exento de la inconsciencia de algunas personas que suelen capturarlo sin ningún fin en específico y peor aún, aplastarlo con los neumáticos de motos y automóviles. 

Ante tal situación, autoridades llaman a residentes y turistas a proteger, no sólo su salida, sino también su regreso al mar.