Agencias /CALIFORNIA, EU

Autoridades estadounidenses cerraron brevemente el lunes el paso fronterizo más activo de México para reforzar las barricadas de concreto y alambre de púas, por preocupaciones de que algunos de los miles de migrantes centroamericanos en la frontera intenten sobrepasar la seguridad.

En San Ysidro, los carriles hacia el norte desde la ciudad mexicana de Tijuana a San Diego, California, fueron cerrados “para colocar materiales adicionales para el endurecimiento de los puertos”, dijo un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), quien habló bajo condición de anonimato, dijo a reporteros más tarde en una conferencia telefónica que las autoridades de Estados Unidos escucharon reportes de que algunos migrantes intentarían cruzar la frontera allí.

Al amanecer del lunes, 15 de los 26 carriles de vehículos en el cruce de San Ysidro fueron abiertos otra vez, según el funcionario del DHS.

El cierre del paso fronterizo, uno de los más concurridos del mundo y donde decenas de miles de mexicanos cruzan todos los días hacía Estados Unidos para trabajar o estudiar, fue una medida poco usual.