Agencias /NUEVA YORK, EU

El colombiano Alex Cifuentes, testigo de la Fiscalía en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en Nueva York afirmó hoy que su entonces jefe ordenó el asesinato de al menos dos personas, aunque ninguno de ellos fue ejecutado.

Entre las personas a las que ‘El Chapo’ quería matar, apuntó Cifuentes, se encontraba Christian Rodríguez, el ingeniero de comunicaciones del capo y de quien descubrió cooperaba con el Gobierno de Estados Unidos.

El testigo, preso en Estados Unidos donde fue extraditado tras su arresto en 2013, indicó que descubrieron que Rodríguez, que por orden del Chapo instaló un moderno sistema de comunicaciones que grababa numerosas conversaciones, fue el responsable de la captura de su hermano Jorge Cifuentes, que proveía droga al Chapo desde Colombia. “¿El acusado le dijo a usted que matara a Christian?”, preguntó la fiscal, que obtuvo un “sí” como respuesta de Cifuentes, que explicó que no pudieron llevar a cabo el asesinato porque no tuvieron éxito localizando al experto en comunicaciones, ya que no sabían su apellido y tampoco consiguieron encontrarlo en Google ni Facebook.

Dijo también que El Chapo estaba dispuesto a pagar 50 mil dólares por el asesinato de Juan Bonito, esposo de la sobrina de Cifuentes, porque sospechaba que también cooperaba con el Gobierno de Estados Unidos y que le había robado dinero.