Santiago Barroso /SLRC, Son.

Los cuatro hombres asesinados y enterrados en una fosa clandestina al Sureste de la ciudad, literalmente tuvieron un desenlace “espeluznante”.
En un comunicado de prensa, la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) ventiló que una de las víctimas, la cual vestía una chamarra rompe-vientos y un pantalón de color negro, tenía las manos esposadas y la cabeza cubierta con cinta adhesiva gris.
Otro vestía camiseta, pantalón y bóxer color negro, también tenía su rostro cubierto con cintra gris, con sus pies atados y en una mano tenía una esposa.
La otra esposa estaba sujetada a la mano izquierda del tercer cuerpo, es de complexión robusto, camisa negra, pantalón azul marino, cinto verde y la cara cubierta con cinta.
El cuarto también traía una camiseta negra con un dragón en la parte frontal, pantalón negro, atado de los pies con cinta adhesiva gris al igual que su cabeza y las manos esposadas.
La FGJE dijo que hasta las 23:50 horas de este domingo, ninguno de los cuerpos había sido identificado, no obstante dio a conocer que expertos en Genética ya realizaban pruebas de ADN y otros estudios forenses.
Agregó que en el sitio, ubicado a 2.5 kilómetros al Sur de la avenida Dalias y 800 metros del canal de la Calle 48, también se logró recuperar un casquillo percutido 9 milímetros.